NAVAS DE TOLOSA

foro de reunion para recrear la batalla y entorno de las Navas de Tolosa.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Leyendas: El escudo de Madrid y el pastor de las Navas

Ir abajo 
AutorMensaje
Donna Ysabel de Montblanc

avatar

Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 09/09/2009

MensajeTema: Leyendas: El escudo de Madrid y el pastor de las Navas   Vie Sep 11, 2009 7:42 am

Pese a que el escudo de Madrid es por todos conocido, es preciso matizar que el animal que aparece junto al madroño es una osa, y no un oso como frecuentemente se indica. Además, no es del todo cierto que el madroño sea tal. Veamos el motivo de estas puntualizaciones y el origen del citado símbolo. El origen de los escudos data de la antigüedad, cuando los guerreros dibujaban figuras en sus escudos para asustar al enemigo. Algunos de ellos incluso grababan en relieve figuras mitológicas para que les diera suerte y protección durante el combate.

Será en la Edad Media cuando se deje de lado esta finalidad supersticiosa, para adoptar un uso más personal. Durante las guerras se hacia difícil la identificación de los soldados de uno y otro bando al ir todos cubiertos con corazas, yelmo y demás armaduras. Surge así la costumbre de dibujar en el escudo algún símbolo que identifique al guerrero que lo porta. Si el soldado se apellida García, dibujaba una garza en su escudo; el que se apellidaba Herrero, mostraba unas herraduras; para el apellido Castillo, una almena.

La costumbre se extendió y en 1150 los señores ya cuentan con su escudo propio, el cual portan sus soldados. Es importante indicar que, además de poseerlo los nobles, también lo tenían los municipios. Así cuando las tropas eran enviadas en representación de alguno, se divisaba claramente a quien pertenecían.

Cuando en 1212 se produce la batalla de las Navas de Tolosa entre Alfonso VIII y los almohades, el concejo de Madrid decide enviar un destacamento en apoyo del rey cristiano. Sabemos, por las crónicas de la época, que estas tropas portaban una bandera o pendón que las identificaba: un oso pasante (a cuatro patas) sobre un campo de plata. Esta es la primera mención en la historia, del escudo de Madrid.



Escudo de la milicia de Madrid (o Magerit) presente en las Navas.

No entraremos aquí a fondo sobre el contencioso histórico de si los madrileños huyeron aterrorizados por el primer envite de los musulmanes, como algún viejo escritor sostenía, o sí su participación en la famosa batalla fue gloriosa y heroica, como quieren los autores y la tradición local. Estos inventaron también un fenómeno portentoso, sucedido en el enfrentamiento de las Navas, y que tenía como protagonista al venerado varón madrileño Isidro el Labrador.

Quiere la leyenda que el mítico pastor que advirtió a los cristianos, haciendo que éstos ganasen el encuentro, fuese nada menos que San Isidro. Es posible que juzgáramos tan peregrina afirmación como fantástica, y de puro prurito localista, si no fuese porque, durante los últimos años de reinado de Alfonso VIII se produce un hecho curioso.

Según la tradición local, el monarca para agradecer la intervención del santo madrileño en dicha batalla, costeó y regaló a la parroquia de San Andrés, entonces poseedora de la momia de San Isidro, un arca nueva, en madera pintada de estilo gótico, con cubierta a dos aguas, que ya podemos ver expuesta en la nueva Catedral de la Almudena. Es probable que este arca, bellísima en su ingenuidad primitivista, sea posterior a los comienzos del XIII.



Arca de San Isidro (s.XIII)



Al poco tiempo, en 1222, se produce un hecho que hizo modificar el escudo de la villa. Los clérigos de las parroquias madrileñas se enfrentan al Concejo por el uso de los pastos en los campos y bosques de jurisdicción municipal. Se trata de importantes recursos para las dos instituciones, y ambas solicitan para si el uso de estos terrenos. Debido a la importancia de los dos grupos afectados, si hizo necesaria la participación real. La sentencia declarada por Alfonso VIII determinó que los pastos pertenecerían al clérigo, mientras que los bosques pasarían a manos del Concejo. Esta decisión no fue del total agrado de los clérigos, pero sí satisfizo al Concejo. Fue tal la satisfacción de esta institución que modifico inmediatamente el escudo del municipio, al que añadieron un arbusto como prueba de sus nuevas posesiones. La figura del oso pasó de estar caminando a estar sobre las patas traseras, comiendo frutos del arbusto.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Leyendas: El escudo de Madrid y el pastor de las Navas
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El Hayedo de Montejo de la Sierra (Madrid)
» Rutas por la Campiña del Henares (Madrid)
» Comunidad de Madrid: (Rutas por la Cañada Real Leonesa a través de sus dehesas)
» Madrid Card
» Olmeda de las Fuentes (Madrid)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
NAVAS DE TOLOSA :: HISTORIA DE LAS NAVAS DE TOLOSA-
Cambiar a: